Tuesday, August 26, 2008

Gracias Aguilar (como siempre)

El secreto de porque Solari no va a River es que no tiene representante (Ortega tampoco ¿casualidad?).

Entre los refuerzos que yo había propuesto para este torneo, figuraba el nombre expreso de Santiago Hernán Solari, un jugador que iba a enriquecer con su técnica exquisita y su entrega un plantel sin rumbo ni identidad futbolistica. Además de Solari entre mis proyecciones figuraban Crespo (incompatible con el “fútbol físico” de Mourinho en el Inter-no me equivoqué), Sebastián Blanco, Robert Flores, Nacho Scocco o el Gordo Nuñez (como variantes si Crespo no venía). Todos posibles refuerzos con un poco de buena voluntad y habilidad para negociar. A Solari le ofrecieron un contrato de un millón de dolares en un año. Les dijo que no (queria sacarse la mufa que le habia quedado del Inter. Estaba esperando que se concrete el interés que demostraban clubes como la Roma o el Aleti, voluntades que existieron pero que en estas instancias usualmente prefieren decantarse por jugadores mas jóvenes con poder de reventa). Era cuestión de esperar. No siguieron insistiendo. San Lorenzo se lo lleva hoy por 750.000 dólares (ni siquiera es cuestión de plata, es desidia, negligencia), y si Solari firma con el Ciclón (pienso Solari, Bergessio, Ledesma, Acevedo y cía. “circuito de buen fútbol”). River se despide del campeonato. No hay manera que con este equipo llegue a la fecha 19 con aspiraciones, Buonanotte va a tener que jugar el doble de lo que jugó el semestre pasado, a Falcao habrá que acomodarle la cabeza y la posición (no sabe donde juega en un equipo que no sabe a lo que juega), Augusto deberá volver a ser protagonista, Ferrari, Ojeda y Villagra mantener el nivel, y Flores adaptar rapidamente sus buenas condiciones al fútbol argentino. Solo así hay alguna chance. Mientras tanto los protagonistas de este River son los Ponzio, los Rosales, los Tuzzio, los Cabral. Si un juvenil está verde (Bou) por el momento no hay que insistir, hay que seguir probando hasta encontrar el jugador que se destape en primera (como con Higuaín, Buonanotte y cía). Igualmente pelear el campeonato para mí es algo secundario. No puedo concebir que en otros clubes jueguen jugadores que tendríamos que tener nosotros, que forman parte de nuestro estilo, de nuestra identidad, que es la que nos hace querer a River por todas las cosas.

¿El River S.A de JMA en cambio qué se trajo?. Nada. El paraguayo Salcedo A PRESTAMO (hace unos años andaba perdido en Cerro Porteño(¡!) que está peleado con el arco (tampoco es un crack), y es un goleador regularcito, rachero, “para pasar el invierno” (como Farías) pero nada más. River no puede no tener en esa posición un jugador que no sea patrimonio del club, que no se cotice, que no sirva de vidriera para sus inferiores ni conozca el club. El 9 es el emblema de River y su cantera: Ramón Diaz, Crespo, Cavenaghi, Higuaín …(no habló del 10 porque es una posición mas problemática: en Europa se juega sin enganche), Quiroga, un para mi muy discreto central que se suma a los discretos centrales que ya tenía River, Galmarini (comparemos a Galmarini con Solari por favor!!!) que si se quedan Augusto y Ferrari en el plantel lo trajeron para jugar en Reserva: vendan cualquiera de los dos (ahora o en Diciembre) es un Archubi x Belluschi bis, es decir una involución en calidad a lo que ya teníamos. Si le sumamos a las “grandes” adquisiciones del torneo pasado que quedan en el club: Cabral, mas Archubi, y Merlo, que casi ni jugaron. El balance es pobrísimo. PATETICO. TRISTE. LAMENTABLE. Lo peor es que después nos eliminan 9 contra 11 una Libertadores con los jugadores que formamos nosotros. No voy a seguir repitiendo (aunque sea verdad) que solo se beneficiaron con esto un par de empresarios. Si a eso le sumamos la situación de Ortega, y a Simeone quejandose porque no tiene ningún jugador que gambetee y borra al Burrito (pura coherencia) y pide a los Archubi y cia. Estamos listos. Tampoco sé que hacen en el club jugadores como Barrado. Parece Astrada como cuando trajo a Sand de Defensores de Belgrano o como cuando Passarella puso a Abán en primera. O lo que yo llamo la “sangría técnica” de los últimos años: Ortega, Solari, D’alessandro, La Gata Fernandez, Placente, Ledesma, Lima, el Malevo… firmando para otros clubes argentinos, mientras compramos a los San Martín, Loeschbor, Cabral, Ponzio, Rosales, Tuzzio, Patiño, Gerlo, Archubi, Galmarini, Merlo, Talamonti, Oberman, Rivas, Pato Sosa, Christian Alvarez, Quiroga, Leyenda, Roly Zarate, Lussenhoff, Fede Domínguez, Galván, Jersson, Del Campo, Lucas, Crosa, Juan Fernandez, Buljubasich, Dario Husain, y cia. No hablamos de un par de casos aislados. Esto es un Auschwitz futbolistico(entiendan que la licencia no trata de ser ofensiva). El ”GENOCIDIO” orquestado por esta dirigencia. Es que River ya no es lo que era, River perdió SU ESTILO.

Después me dicen que soy un hincha “mala leche”.

Monday, August 25, 2008

Uy, que lástima...


Este fin de semana estuve moderado/banneado de la Redó. Como no individualicé al responsable, hice un "trabajito" que ya está dando sus frutos. Todavía nadie recuerda que desde mi ida de la Redó, Boca no volvió a salir campeón local (lo de la Libertadores fue un desliz: alguien me mandó fotos del mono mufa al correo) y estuvo mas de dos años sin ganar un superclasico.

Este fin de semana para estar a tono, hubo lesión grave del "Titán", mientras los equipos de los otros sospechosos de la movida también la padecieron: el Newell´s del gordo Floyd, perdió con Gimnasia de Jujuy!!!!, que venia de comerse dos goleadas y ganó con un gol regalado por el árbitro. ¿el Huracán de Ruizist? Perdió con GELP!!!!, con un Sanguinetti que venía en la cuerda floja. Mas mufa imposible. Van a pagar justos por pecadores (igual el responsable directo es díficil que la pueda arreglar: promoción directa le espera sin salvación). Yo lo único que les digo muchachos todavía están a tiempo, Newell´s y Huracán no tienen planteles para sobrarla, y con la dupla Noir-Viatri arriba va a ser complicado jugar con tanta niebla. El que avisa no es traidor.

Monday, August 11, 2008

River S.A


Cualquiera ya se pone la banda roja.

Hace nueve días aproxidamente River tenía entre sus filas al mejor jugador del fútbol argentino. Se ve que la estupida decisión de Simeone de borrarlo del plantel era inflexible por eso armaron esta cama absurda entre Simeone-los dirigentes-America Noticias, con el jugador firmando para Independiente Rivadavia de Mendoza a los pocos días. Y se entiende lo de inflexible porque Aguilar que 15 días antes le había tirado sobre la mesa una renovación de contrato al jugador y había mediado entre jugador y técnico para tratar de recomponer la tormentosa relación, no salió a decir ni mu. Como la novela de Caruso en Newell´s pero al revés (en este caso un presidente que decide la permanencia de un jugador en el plantel y luego se retracta por las presiones de los que ponen la plata). Así llegamos a este River pálido y gris, CONFUSO como la relación del Cholito y su mujer, pero a beneplácito de los Hidalgo, Simonian y Sívori, que ven por fin como muchos de sus jugadores, tienen un lugar en el equipo titular. ¿Hacemos la cuenta?: Rosales, Salcedo, Quiroga, Falcao, Ponzio, Tuzzio, Cabral, Flores, Merlo, Archubi, Galmarini, Ahumada, Mussachio (rematado al Real Madrid para pagar viejas deudas), más los jugadores que entren en el contrato de juveniles con el Villarreal (Abelairas, Cabral, Bou, Ríos, Lizio, y Oliva) y sin contar rumores que vinculan/aban a jugadores de esta gente (Chaco Torres(!!!!), Bernardello, Sebastián Domínguez, Peratta(?), Albil(??) ) como futuras incorporaciones, tienen o tenían alguna relación con este triunvirato. Así hasta los esquemas de juego se adaptan a las necesidades del empresariado(?).

Buscate club: Ortega en Independiente Rivadavia, Lima en Israel y GELP.

Salir a jugar con Ponzio de líbero como en el mediocre debut ante Colón, tratando de encontrarle algún lugar en cancha a este inservible, POLIFUNCIOMAL y carísimo jugador, hacerle un hueco al recién llegado Quiroga (sin borrar por supuesto a Tuzzio (capitán!!!!) y Cabral) o preparar el terreno para la llegada…del !!!!Chaco Torres!!!!. Es cierto dentro de los jugadores mencionados hay que separar las peras de las manzanas. Por ejemplo, Robert Flores un muy buen jugador que hace 2 meses ganaba 300 dolares por quincena en el River de Carrasco, y llegó a River como parte del plan de seducción del club español para apurar el contrato de los juveniles, que en los últimos años viene haciendo mucho dinero con la compra-venta de jugadores. Pero es un caso aislado, la mayoría de los jugadores que traen son verdaderos “paquetes”: Quiroga (libre del Wolfsburgo), Merlo (suplente en Colón), Cabral (suplente en Racing), Archubi (sin lugar en el Olympiacos), Rosales (sin lugar en el Ajax), Ponzio (pagado 4 millones de euros jugando de lateral derecho en el Zaragoza) o un fana de Boca salido de Tigre como Galmarini. Así estos jugadores se van acumulando en el plantel gracias a la planificación maestra del Cholito, “empleado estrella” de la “gerenciadora”.

Saturday, August 02, 2008

La traición

Hay pocos jugadores mas queribles que Ortega. Sin embargo la prensa basura que existió y existe en nuestro país siempre intentó poner una barrera entre Ortega y la gente. Cuando su adicción no era conocida, allá lejos, y con notable desparpajo, el Burrito tenía el coraje de hacer frente deportivamente a la sangría enorme que suponía la suspensión y el retiro de Maradona del seleccionado argentino, inclusive sin la experiencia en edad y partidos de otros referentes del proceso de Basile o la juvenil base de Passarella, incluso en ese momento ya había voces despectivas, quizás (pienso, es la única explicación posible) por ser un símbolo demasiado identificado con River (y por haber ganado todo con la banda roja). No de casualidad la primera vez que salieron a la luz los problemas de Ortega y su adicción, fue después de un superclásico ante Boca (cuando chocó su Isuzu Trooper blanca en los bosques de Palermo), donde curiosamente un jugador de River (Ortega) humilló como nunca antes en la historia del fútbol a otro con la camiseta de Boca (Mac Allister). Esto no viene de ahora: ¿se acuerdan cuando decían que Alonso era puto?. A lo símbolos de River siempre los persigue el estigma del mediopelaje bostero que intenta despechado cargar todo su resentimiento contra los que ellos en muestra de desdén declarado llaman por citar apelativos ninguneantes: “Orteguita”, “Saviolita”, “Crespito”. De reconocimiento mejor ni hablemos. Si te caes te piso parece ser la consigna. Su error humano ante Holanda del 98, tan humano como la plancha de Maradona a Batista en el 82, sirvió para capitalizar implacablemente la sed de revanchismo de prensa y público bostero. Pero Ortega, es demasiado puro y grande en esencia para atender el murmullo de los mediocres. Siguió jugando y poniendo el pecho, incluso en un proceso como el de Bielsa, caracterizado por la hetedoroxa interpretación del estilo de juego argentino, y con una abierta confrontación hacia el establishment periodístico. Jamás renunció, puso reparos, cuestionó en voz alta como hacían otros con ese proceso de selección y tantos otros supuestamente mas sanos que él: Redondo, Riquelme, Verón, Batistuta, “la selección se va a la puta que lo parió” Tevez por citar algunos casos. Tantos años de vigencia fueron haciendo mella (entre los mediocres latentes), y cuando Ortega agudizó sus problemas de adicción en Turquía, lo dejaron solo y lo arroparon en el cajón para que se entierre solito. No le vamos a pedir a la FIFA que forra sus "sillones" con la piel de sus futbolistas, que se desentendió siempre de la suerte de su mas grande futbolista, que combate las drogas sociales pero no los negociados y que ni siquiera tuvo respeto por la vida de un jugador (Foé) jugando una final a las pocas horas de su muerte, que contemple la salud de futbolista caído en desgracia como Ortega en la toma de sus decisiones. Pero el resto todos. Desde la AFA hasta los dirigentes de River. Pasando por Bielsa demasiado preocupado por tapar su fracaso futbolístico en Corea Japón con lo que sea, aún cuando en aquella cita Ortega era el único jugador de su equipo que no le quemaba la pelota en los pies (repasen los videos). Fueron momentos de angustia para el burrito, un interminable año y diez meses, donde Ortega y su familia estuvieron más solos que nunca. Donde estuvo privado de hacer lo que mas le gusta y le despeja la mente. Volvió (en penitencia) donde la organización del macabro fútbol argentino le dictaba, en tierras del mafioso Lopez, donde para evitar que Ortega reclame por lo suyo, lo dejaban que pase sus noches de bar en bar. Después del calvario rosarino, donde obligado a una enésima genuflexión, tuvo que traicionar su amor incondicional por River y su gente, volvió por fin a Nuñez donde tampoco todas iban a ser rosas. Ya sin fuerzas para someterse a la disciplina passarelliana volvió a caer en su enfermedad (un viaje en micro de 17 horas a Córdoba donde estuvo en el banco sin jugar lo destruyó). Pensando que la sociedad le iba a tener un poco de compasión y piedad, lo iba a contener y ayudar, reconoció públicamente su adicción (algo que por ejemplo Maradona tardó 45 años en hacer) y se puso a disposición de los doctores. Pero el problema de Ortega era grave, el jugador sabía íntimamente que un tratamiento largo lo iba a alejar definitivamente del fútbol, impidiéndole quemar en cancha sus últimos cartuchos, y con toda una vida por delante sin saber que hacer. Sus ansias de jugar al fútbol chocaban con un inflexible (aunque paternal) Passarella que igualmente y quizás por costumbre de conocerlo en plenitud estaba más atento a cuestiones fútbolísticas que a su salud: el día de aquel gol mágico de su vuelta ante Quilmes le reprochó la pérdida de una pelota en la mitad de la cancha. Hubo varias vueltas y recaídas, internaciones como aquella en una Clínica de Chile. Calculo que sacó fuerzas donde no las tenía e intento volver definitivamente al ruedo, lejos de superar su adicción pero tratando de que esta (por lo menos) no perjudique a su equipo dentro de la cancha (fue por enésima vez figura en un superclásico ante Boca). Sin Passarella, y luego de varios años sin títulos los desorientados dirigentes de River confiaron el equipo al pragmático Simeone, tan rígido como el Kaiser. En una muestra mas de demagogia, sabiendo que el jugador no estaba en condiciones de asumir semejante desafío, lo nombró su capitán (lo transformó en eje de un equipo que corre denodadamente pero que todavía -aún hoy- no sabe a lo que juega) y lo hizo jugar todos los partidos, incluyendo los minutos basura de los amistosos. Ortega lo salvó en aquel partido de local contra el América, pero su físico privilegiado le pasó factura por primera vez. A los 34 años tuvo el primer desgarro de toda su carrera deportiva. Lo hicieron volver en el peor momento, otra vez (demagogia absoluta) después de casi 2 meses sin jugar, lo colocaron al frente del equipo en el clásico en la Bombonera, sin reparar (como termino ocurriendo) en que una frustración lo iba a hacer tambalear nuevamente.
En una dinámica perversa donde lo obligan a asumir desafíos para los que no está en condiciones y después lo castigan severamente si no cumple, fue que vio desde el banco como a sus compañeros jugando 11 contra 9 le empataron un partido por la Copa Libertadores y los dejaban afuera. El orgullo, y amor propio lo hizo dar la cara en una situación caótica (aquel entretiempo con Gimnasia LP), asumiendo la función que para él pretendían. Fue puntal en un River campeón después de unos interminables 4 años de frustraciones, y cuando parecía que llegaba cierta paz a su vida, otra vez aparecieron los problemas. Ortega fue puesto en evidencia por un técnico desagradecido que en cancha le da la cinta pero que en privado se regodea haciéndole sentir los rigores de un iniciado. En un gesto terrible e impiadoso (para con un convaleciente emocional) fue el único jugador al que no dejaron subir al micro de los festejos por el campeonato. Quizás Simeone (subido al micro) estaba mas pendiente de gritar a los 4 vientos "tengo huevos". Mientras tanto, la prensa basura sigue operando. Si Ortega no se presenta a un entrenamiento ES NOTICIA. No sé a cuantos entrenamientos fue Maradona en el Napoli y la selección. Tampoco sé a ciencia cierta con el rigor con el que se entrena Riquelme en Boca. Acá no está en juego la salud del enfermo. Pocos se interesan por la suerte de su familia, a la que Ortega ve con restricciones desde hace meses. Los faltazos de Ortega son una buena oportunidad para seguir hurgando en la herida. Así fue como llegamos a esta nueva “cama” que le hicieron al Burrito. La voluntad de un enfermo es algo –se sabe- fácilmente corrompible. Hay una sociedad que sabe del problema de Ortega y no le importa (inclusive los dirigentes que están para la foto). Ortega confió en la gente pensando en que haciendo público su problema le iban a dar una mano, sabiendo que una adicción social como el alcohol necesita que “otros” (no solo él) actúen con irresponsabilidad. Ortega no pide una situación de privilegio, simplemente que no lo empujen a la puerta del cementerio. No sé quien le puso la cámara ayer a Ortega, si fue Simeone, el periodismo basura, algunos dirigentes traidores que se quieren sacar a Ortega de encima desde hace rato (con ofertas que aparecen todos los meses desde los lugares mas remotos: Arabia Saudita, México, Estados Unidos, Brasil..), o los de Boca, cansados de vender humo en los medios con ofertas millonarias de jugadores que no llegan a los 5 partidos en primera. No sé, lo único que sé es que íntimamente la decisión de separar del plantel a Ortega a él no lo ayuda, mas allá de que -sin ningún tipo de dudas- sea él el principal responsable.